domingo, 30 de junio de 2013

Antes de hablar piensa


Las palabras son armas de doble filo; a veces, incluso, armas arrojadizas... Pueden llevarnos más allá del dolor y de las lágrimas o pueden herir profundamente, pueden confortar o desgarrar el alma. ¿Quién no ha deseado alguna vez haberse mordido la lengua o haberse tragado sus palabras?

Muchas veces confundimos sinceridad con 'sincericidio' (una extrema sinceridad). Creemos que porque algo sea cierto, o así lo creamos, podemos decirlo sin reservas. "La diferencia entre sinceridad y 'sincericidio' reside en un correcto equilibrio entre las conversaciones públicas (las que tenemos con los otros)  y las conversaciones privadas (con nosotros mismos)" (Guarneri y Ortíz de Zárate, 2010, p.140).

Antes de hablar piensa (THINK):
(T) ¿Es cierto? La verdad es algo delicado, polifacético, escurridizo a veces. 
(H) ¿Ayuda? La pregunta sobre el para qué es fundamental. ¿Tiene sentido decir algo que no ayuda o que incluso me va a alejar de mi interlocutor? ¿Y si no está preparado o preparada para la verdad?
(I) ¿Es inspirador? ¿Es positivo? ¿Puede ayudar al otro o a la relación a crecer? Se pueden decir cosas negativas, puntos de mejora, siempre que se digan desde el respeto y la empatía.
(N) ¿Es necesario? Hay palabras que sobran, hay información que no es necesario dar, hay opiniones que machacan.
(K) ¿Es amable? El modo, la forma, también cuenta. En mi opinión se puede decir casi cualquier cosa siempre que se busque el modo no agresivo de hacerlo; siempre que se piense en el otro y no sólo en uno; siempre que seamos capaces de acercarnos a la realidad del otro, a su modo de pensar, de sentir, a sus necesidades y deseos. No se trata de decir sólo cosas positivas, a veces hay que decir cosas negativas, pero el cómo la hagamos, la actitud que tengamos va a ser esencial para que la relación no se resienta. 

La asertividad es un estilo o estrategia de comunicación maduro que se sitúa ente dos extremos: la agresividad y la pasividad. Es decir que sí cuando es sí y no cuando es no. Implica defender nuestras opiniones, creencias o derechos sin agredir al otro. Debemos avanzar en asertividad por nosotros y por los que nos rodean; porque mejora la comunicación y las relaciones. Reglas para una comunicación asertiva. Decírselo:
  • a la persona correcta: ¿cuántas veces descargamos nuestra ira o frustración con quien no tenía nada que ver, normalmente alguien muy cercano, dejándole como mínimo desconcertado?
  • en el momento correcto: hay que buscar el momento adecuado para dar una información; por ejemplo, antes de entrar en un examen una persona no necesita saber que ha suspendido el anterior.
  • de la manera correcta: un grito o una mala cara no son los mejores transmisores.
  • en el lugar correcto: una bronca delante de unos compañeros de trabajo, un insulto delante del grupo de amigos, un comentario sarcástico delante de toda la clase, una discusión con la pareja en la calle... pueden ser demoledoras.
Hay un cuento que desde que lo escuché no se me ha olvidado y trato de tener presente... no siempre con éxito... El papel arrugado.

  • Bibliografía: Guarnieri, Silvia Ruth y Ortiz de Zárate, Miriam (2010): No es lo mismo. Madrid, etc.: LID.



miércoles, 26 de junio de 2013

Sobre el amor a esos locos bajitos


...El amor sólo da de sí y nada recibe sino de sí mismo.
El amor no posee, y no quiere ser poseído.
Porque al amor le basta con el amor...
(Extracto de "Sobre el amor", El profeta, Khalil Gibran)


Quien tiene en su vida un adolescente en plena ebullición sabe perfectamente lo que es una montaña rusa emocional, porque lo ve reflejado en la persona que tiene delante (mi hijo mayor en este caso); porque se deja arrastrar por ese vaivén; porque se contagia; porque evoca recuerdos de épocas pretéritas que no necesariamente fueron más felices...

Llevo unos días pensando en una conversación que tuvimos después de una bronca como sólo se puede tener con un 'clon' con un carácter muy parecido al tuyo...
- Ama ¿me quieres?
- Claro, cariño
- Ama ¿confías en mí?
- Por supuesto, cariño
- Ama ¿crees en mí? ¿tienes esperanza en mí?
- No lo dudes, cariño, lo único que pierdo a veces es la paciencia...

Después de mucho darle vueltas me doy cuenta de que en esa conversación hay un grito de ayuda, de petición de comprensión, de necesidad de sentirse querido y aceptado tal y como es... En un momento de cambio importante, en un momento en el que, como él mismo dice, "no me aguanto ni yo" es fundamental sentirse  amado incondicionalmente. Y qué difícil ver que no siempre usa bien la libertad; que no siempre asume su responsabilidad; que te reta constantemente; que, en definitiva, no actúa como tú crees que debería hacerlo (convicción ganada con un buen número de equivocaciones a tus espaldas...).

Te dedico estas palabras a ti, que ya no eres bajito, y que apuntas a ser un hombre hecho y derecho, un hombre bueno... No podré evitarte errores y sufrimientos pero ahí estaré siempre... Como tú dirías, sin más... Te quiero Xabi!






lunes, 24 de junio de 2013

Lo importante es la persona


El jueves, día 20 de junio, asistí a la presentación de un interesante trabajo Gestión de competencias clave en las organizaciones del Tercer Sector Social en la que mi querido amigo Rogelio Fernández dictaba la ponencia marco. Ésta versaba sobre un tema en el que estamos absolutamente de acuerdo y que transmitimos en todos los cursos y conferencias que damos: "Lo importante es la persona", o como reza el lema de nuestra universidad "El valor es la persona". (Sirva de foto de este post una de las diapositivas de la presentación).

Creo que es difícil rebatir lo contrario, es más, no sería "políticamente correcto". Está claro que en la sociedad del conocimiento y la información no se puede hablar de fuerza de trabajo o mano de obra. Nos encontramos con personas altamente cualificadas, con una gran formación cuyo principal valor es el conocimiento que no se 'vende' a cambio de dinero. Hoy en día, aunque al ser un periodo de crisis habría que matizar mucho, las personas buscamos en el trabajo algo más que dinero, buscamos sentido.

Sin embargo, la realidad se impone e igual que existen relaciones tóxicas, encontramos desgraciadamente incontables organizaciones y líderes tóxicos. Y como señala Carlos Losada, Director General de ESADE, "los líderes tóxicos hacen mucho daño a las empresas y a la sociedad”. Duele ver como en muchas organizaciones se dan relaciones tóxicas; se promociona a personas que demuestran escasas o nulas dotes de liderazgo, pero mucha capacidad de "machacar" a su gente; triunfa la mediocridad y se castiga la excelencia; se echan por tierra proyectos que han supuesto mucho tiempo y esfuerzo y que muchas veces son muy reconocidos y valorados fuera de la organización; se desbaratan equipos que funcionan; se deja ir (o incluso se "impulsa" a marcharse) a profesionales excelentes; personas que han dado lo mejor de sí mismas durante años salen por la puerta de atrás; se hace la vista gorda ante casos de acoso... Y no pasa nada... Bueno, parece que no pasa nada porque la organización se resiente... Y más si todo esto se adereza con mensajes apelando a la necesidad del compromiso y la implicación, la excelencia de la transparencia y la fuerza de un proyecto de futuro...

Rogelio recordó unas estupendas palabras de Santiago García Echevarria que indican que hay que aunar la lógica económica y la lógica social. «Ambas [lógica económica y lógica social] son componentes inseparables de una misma realidad humana y, por tanto, la economía no puede entenderse vectorialmente, esto es, en términos de mínimos y máximos, sino que tiene que interpretarse espacialmente, integrando ambas dimensiones. Quiere decir que la relación entre la lógica económica y la lógica social genera el espacio ‘ético’… y ese espacio puede o no coincidir con el espacio ‘legal’" (García Echevarria, 2010, p.269).

Y que conste, que a pesar de todo... Sigo creyendo que lo importante es la persona, que uno elige la actitud que tiene ante el trabajo (independientemente de las circunstancias en las que se desarrolle) y que con el ejemplo podemos producir un gran cambio...

  • Bibliografía: García Echevarria, Santiago (2010): “Cómo enseñar ética en el ámbito económico –empresarial. Un debate abierto” en Guibert Ucin, s.j., José María (Coord.): Cooperativismo, Empresa y Universidad. In memoria de Dionisio Aranzadi Telleria, s.j. Bilbao: Universidad de Deusto, pp. 263-288.


jueves, 20 de junio de 2013

El doble de pasión, el doble de ilusión


El pasado 21 de mayo de 2013 asistí a una jornada organizada por APD atraída por el título REILUSIONARSE ES POSIBLE: cómo potenciar el optimismo inteligente en nuestras organizaciones. Nunca había oído hablar de Luis Galindo, pero he de reconocer que me fascinó. Los mensajes eran muy positivos, muy enérgicos, muy vitales, muy en la línea de lo que yo creo y trato de transmitir.

Empezó la conferencia con una pregunta al público: "Un suicidio cotidiano es como morirse un poco todos los días ¿quién quiere morirse un poquito todos los días?". Nos comentó que todos los auditorios responden igual... nadie levanta la mano. Sin embargo, la desilusión está muy extendida y eso lleva a la resignación. "Frente a la opción siempre difícil y compleja de ilusionarte día a día existe la alternativa de 'dejarse llevar' o resignarse" (Luis Galindo). La gran pregunta es cómo hacerlo, cómo reilusionarse. Contó una anécdota de Rafa Nadal a quien en una situación difícil, en un partido especialmente importante y después de haber perdido el anterior, le preguntaron qué hacía en un momento así. Su respuesta fue contundente: "Poner el doble de ilusión y el doble de pasión". Esa es una interpelación que se nos puede hacer a todos: ¿estás poniendo el doble de ilusión y de pasión? ¿afrontas con esta actitud las dificultades? ¿miras hacia adelante con ilusión y optimismo o hacia atrás con miedo y resquemor? No siempre puedes elegir lo que te sucede pero está en ti cómo reaccionas ante las situaciones. Tu actitud depende de ti...

Hay dos conceptos relacionados con la psicología positiva que tienen mucho que ver con lo que estamos diciendo: 1) Estado de fluidez (Flow), propugnado por Mihaly Csikszentmihalyi, una implicación profunda que hace no importe ninguna otra cosa e incluso te lleva a perder la noción del tiempo. Nuestra vida tendrá tanta más calidad cuantos más estados de fluidez tengamos en nuestro quehacer cotidiano. 2) Optimismo inteligente, desarrollado por Martin Seligman, o la "capacidad de observar la realidad con objetividad, sin perder ni un minuto  en quejarse de lo que no va bien, buscando qué puedo hacer para mejorarlo, y no dando por supuesto ni obviando lo bueno, sino agradeciéndolo y valorándolo" (Galindo, 2013, p.56)

Algunas pautas que nos da Galindo (2013) para cambiar nuestra actitud y con ello nuestra realidad y el mundo:

  • Reilusionarse por el trabajo bien hecho. Sea cual sea tu trabajo lo puedes vivir como algo importante, como algo que puede mejorar la vida de otras personas y que puede ayudar a construir una sociedad mejor. Nuestra vida profesional puede ser un desafío si así lo decidimos y nos comprometemos conscientemente a hacer de ella algo especial.  
  • Reilusionarse por el ocio de calidad. El ocio activo nos da mayor satisfacción y ayuda a alcanzar más estado de fluidez que el pasivo.
  • Reilusionarse por el presente y el futuro. Se trata de poner el foco en lo positivo del pasado, aprendiendo de él, lo que nos predispone a confiar más tanto en el presente como en el futuro; de disfrutar del presente, vivirlo intensamente, y de crear el futuro que queremos. 
  • Reilusionarse siendo agradecidos. Una actitud agradecida contribuye a hacernos sentir más felices, más optimistas y tener mayor energía y mejores relaciones. Se trata de darnos cuenta de lo afortunados que somos y de no dar nada por supuesto. 
  • Reilusionarse siendo generoso, ayudando, teniendo espíritu de servicio. Dar sin esperar nada a cambio, pensar en los demás como filosofía de vida es una gran fuente de riqueza emocional y espiritual. La generosidad se retroalimenta y correlaciona positivamente con el gozo y el placer. Además, igual que la actitud agradecida, es contagiosa. 
  • Reilusionarse disfrutando de la vida"Deja de vivir la vida en modo automático y pasa al modo disfrute" (Galindo, 2013, p.95). Hay actitudes que contribuyen a esto: el agradecimiento; maravillarse, emocionarse; deleitarse, complaciendo a los sentidos; la atención consciente...
  • Reilusionarse por el amor. El amor es de las pocas que crece según la repartes y compartes. Es importante rodearse de personas que nos hacen crecer, que nos contagian entusiasmo, que viven con pasión. 

Me quedo con la dedicatoria que me puso al firmarme su libro y tras decirle que compartíamos una bonita misión: "Con todo mi cariño para Arantza. Tienes una labor preciosa, ayudar a crecer a las personas. Sigue con pasión mejorando este mundo". En ello estoy...

  • Bibliografía: Galindo, Luis (2013): Reilusionarse: Apasiónate por la vida. Barcelona: Alienta. 


lunes, 17 de junio de 2013

¿Qué es primero? ¿El amor o el perdón?

María Magdalena, Leonardo da Vinci
«…Por eso te digo que sus pecados, sus numerosos pecados, le quedan perdonados, por el mucho amor que ha manifestado. En cambio aquel al que se le perdona poco, demuestra poco amor».
Jesús dijo después a la mujer: «Tus pecados te quedan perdonados».
Y los que estaban con él a la mesa empezaron a pensar: «¿Así que ahora pretende perdonar pecados?».
Pero de nuevo Jesús se dirigió a la mujer: «Tu fe te ha salvado, vete en paz».
Lc 7, 47-50

Quiero compartir una reflexión a raíz del evangelio de ayer, 16 de junio de 2013, y de la homilía de Iñaki Aya, s.j.

En la homilía se hizo una bonita comparación con el amor de pareja y la visión tanto de quien perdona como de quien es perdonado, que voy a comentar desde mi perspectiva. Quien pide perdón es porque: 1) reconoce el amor y el proyecto que libremente hace con otra persona; 2) asume que ha fallado a ese amor, 3) quiere restablecer el compromiso. Quien perdona lo hace porque ama mucho y quiere renovar ese amor que se ha visto quebrado. 

Hay dos puntos de vista que aparentemente son inconciliables: el amor como condición del perdón y el amor como consecuencia del perdón. ¿Qué es primero? ¿El amor o el perdón? A mi modo de ver el amor es primero, es condición indispensable tanto para pedir perdón como para perdonar. Pedir perdón sin amor puede ser un acto de gran soberbia, así como perdonar sin amor, sin estar dispuesto a poner a cero el marcador de las ofensas. Sólo quien se siente desbordado por el amor puede perdonar y pedir perdón de corazón. El perdón es un acto de voluntad, de libertad, pero sobre todo de amor.













domingo, 16 de junio de 2013

Amor verdadero


Ayer, 15 de junio, se celebró en Bilbao la Noche Blanca. Preciosa la actividad “ESTÍO” en el Museo Vasco, Sonetos de Shakespeare recitados por Manuel de Blas. Impactante entrar en el claustro y ver la iluminación de colores y velas encendidas. Me quedo con uno de los sonetos recitados... ¿Se puede hacer un alegato más bonito del amor verdadero?

SONETO 116 DE WILLIAM SHAKESPEARE
Let me not to the marriage of true minds
Admit impediments: love is not love
Which alters when it alteration finds,
Or bends with the remover to remove.
Oh no! it is an ever-fixed mark
That looks on tempests and is never shaken;
It is the star to every wandering bark,
Whose worth’s unknown although his height be taken.
Love’s not Time’s fool, though rosy lips and cheeks
Within his bending sickle’s compass come;
Love alters not with his brief hours and weeks,
But bears it out even to the edge of doom
If this be error and upon me proved
I never writ, nor no man ever loved.
No permitáis que la unión de unas almas fieles
admita impedimentos. No es amor el amor
que cambia cuando un cambio encuentra
o que se adapta a la distancia al distanciarse.
¡Oh, no!, es un faro imperturbable
que contempla la tormenta sin llegar a estremecerse,
es la estrella para un barco sin rumbo,
de valor desconocido, aun contando su altura.
No es un capricho del tiempo, aunque los rosados labios
y mejillas caigan bajo un golpe de guadaña.
El amor no varía durante breves horas o semanas,
sino que se confirma incluso ante la muerte.
Si es esto erróneo y puede ser probado,
nunca escribí nada, ni ningún hombre amó.

Dejo aquí la escena final de la película Mucho ruido y pocas nueces (Much Ado About Nothing) que es lo primero que me vino ayer a la cabeza al entrar en el claustro...


jueves, 13 de junio de 2013

Sobre películas, música e historias




El viernes fui a ver El gran Gatsby Resultó ser muy entretenida, con demasiados estímulos en algunos momentos, pero una banda sonora preciosa… y lo mejor… contaba una gran historia. La historia de un hombre de origen muy humilde que consigue amasar una fortuna con un único objetivo, reconquistar al amor de su vida, una mujer de familia bien que se ha casado con un hombre rico que no le hace feliz y que le engaña, además de con una amante fija, con toda mujer que se le pone a tiro. Consigue reencontrarse con ella a través del primo de ésta, que es su vecino y quien narra la historia; inician una relación, él sueña con hacer su vida con ella, pero se mezclan los celos, el poder, la ambición y el final es trágico. Tremendas las palabras del marido rico, acostumbrado a conseguir lo que quiere, dirigiendose a Gatsby a quien considera inferior… “Nosotros nacimos diferentes… lo llevamos en la sangre”…

Y como me gustó mucho la interpretación de Di Caprio, a quien la crítica no ponía nada bien (es difícil salir airoso de la comparación con Robert Reford), el sábado vi una película que “siempre me había dado mucha pereza”… Titanic. 15 años después de su estreno yo apenas había visto más que la conocida escena en la proa del barco. Una tierna historia de amor que tiene como telón de fondo la tragedia del hundimiento del Titanic. Una conmovedora historia narrada por su protagonista que recuerda con viveza y ternura su amor de juventud. Tremendo retrato de las diferencias de clases... Me llamó la atención la escena en la que les miran a los de tercera clase si tienen piojos antes de embarcarse… Impactante y de alto contenido espiritual la escena de la orquesta tocando hasta el final y el mensaje de despedida: “Señores, ha sido un honor tocar con ustedes esta noche”... Sobrecogedora la escena del bote salvavidas volviendo, demasiado tarde, a ver si había supervivientes y encontrando únicamente personas muertas por congelación flotando…

Preciosa la canción en cuya letra nunca había reparado… 

Love can touch us one time

and last for a lifetime

And never let go till we're gone.

[…]

You're here, there's nothing I fear
And I know that my heart will go on.
We'll stay, forever this way
You are safe in my heart
and my heart will go on and on. 

Hay momentos de nuestra vida que están irremediablemente unidos a una canción…




martes, 11 de junio de 2013

¿Mal de muchos consuelo de tontos?



El pasado 6 de junio asistí a una conferencia titulada "La atención a la infancia" impartida por Luis Rojas Marcos, a quien siempre es un placer escuchar. Quiero compartir y comentar aquí las principales ideas que me llevé de la misma.

Empezó contando una anécdota que ya había escuchado y que es de una gran profundidad. Contaba que un amigo suyo epidemiólogo estaba haciendo un estudio y en un pueblo le preguntó a una mujer: "Perdone, ¿cuál es la tasa de mortalidad aquí?". La mujer, después de pensar un rato, le respondió muy seria: "Un muerto por persona". La única certeza que tenemos en esta vida es que toda persona que nace algún día morirá. Y es responsabilidad de cada uno lo que hace entre un momento y otro, y la actitud que elije en cada situación y circunstancia...

Recordó las tres necesidades fundamentales que tienen los niños más pequeños: 1) seguridad (comida, vestido...); 2) afecto (calor humano, contacto, mirada...) y 3) un estímulo adecuado a su edad. La verdad es que esas necesidades se mantienen, aunque se satisfagan de forma diferente, a lo largo de la vida. En la situación actual de crisis en la que vivimos son muchas las personas que ven comprometida una o varias de estas necesidades lo que afecta seriamente a su felicidad y autorrealización. Ya decía Maslow que las personas, según su situación, podían subir o bajar en la pirámide de necesidades.

Lo que más me gustó de toda la charla fueron las referencias a la Resiliencia, un tema al que últimamente le he dado alguna vuelta. Este término procede de la física "Capacidad de un material elástico para absorber y almacenar energía de deformación" (R.A.E.) y en psicología significaría "Capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas" (R.A.E.). Según Rojas Marcos sería la "mezcla de resistencia y flexibilidad".

¿Y cómo se desarrolla? ¿Cuáles son los ingredientes que ayudan a fortalecer esta capacidad básica para superar situaciones de riesgo? Destacó los siguientes:

  • La más importante de todas es la conexión afectiva con otra u otras personas. Es la experiencia de haberse sentido apoyado incondicionalmente. Son muchos los "ángeles anónimos" que nos apoyan en la dificultad, a veces, incluso, sin que ellos lo sepan. 
  • Es fundamental hablar, es bueno para la mente y para el corazón. Al hablar escuchamos, pensar no es tan terapeútico. Habrá que cambiar el refrán por "Hablar más y pensar menos"...
  • La búsqueda de sentido, que diría Viktor Frankl, que conecta con la idea de plan, futuro, esperanza... Todos tenemos un guión, la narración de nuestra historia, que utilizamos para explicar lo que nos pasa y que tendemos a repetir. 
  • Locus de control interno, las personas con locus de control interno creen firmemente que ellas pueden hacer algo por salir de la situación, aunque sea fantasía. "Querer es poder". Quienes se sienten responsables de su vida están mejor preparados para afrontar situaciones difíciles

Y la última idea que quiero compartir, que coincide con el título de este post... ¿Mal de muchos consuelo de tontos? El cerebro humano está preparado para ayudarnos a salir de las dificultades. Las "comparaciones ventajosas" son muy útiles. Se adquiere esperanza por comparación con la situación de otros, nos damos cuenta de que lo nuestro no es tan malo. Además, nos hace sentirnos parte de, nos hace ver que no somos los únicos. Esta es la base de los grupos de autoayuda, iniciados con la experiencia de Alcohólicos Anónimos. Quienes compartimos experiencias nos podemos ayudar mucho, entendemos muy bien cómo se siente y qué piensa quien pasa por lo mismo.

lunes, 10 de junio de 2013

Efecto Pigmalión

Empiezo hoy una aventura que hace tiempo que quiero emprender... Escribir me relaja, me centra, me ayuda   a poner las cosas en perspectiva... Lo hago para mí, y si a otros les sirve lo que escribo... MEJOR!




He elegido un título que está relacionado con algo en lo que creo firmemente, el Efecto Pigmalión, las profecías que se autocumplen. El nombre procede de un mito. Pigmalión era un rey que buscaba esposa y como no encontraba la mujer perfecta la esculpió. Se enamoró de su creación y los dioses la convirtieron en una mujer de carne y hueso. El Efecto Pigmalión hacer referencia a la fuerza que tienen sobre nosotros las expectativas que otros vierten, ya sean positivas o negativas. Hace tiempo que tengo como lema la frase de Virgilio "Possunt quia posse videntur", "Pueden porque creen que pueden". Volveré sobre el tema. Por ahora dejo una muestra de cómo funciona...